Mi hijo no obedece y se muestra agresivo, ¿tiene un trastorno negativista desafiante?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Qué es el Trastorno Negativista Desafiante?

Es un trastorno del comportamiento que se detecta en la niñez o adolescencia y que se caracteriza por la presencia de un patrón de comportamiento desobediente, desafiante, impulsivo y altamente hostil. Habitualmente los niños con Trastorno Negativista Desafiante se comportan de manera agresiva y violenta con niños, padres y otras figuras de autoridad. 

¿Cómo identificar si mi hijo padece el Trastorno Negativista Desafiante?

Las características y síntomas comunes en los niños con este trastorno son los siguientes:

  • Cuestionan las normas y límites impuestos por las figuras de autoridad.
  • Rechazan las solicitudes de los padres o profesores, desobedeciendo constantemente.
  • Discuten con los adultos de manera recurrente.
  • Muestran dificultad para controlar la ira, presentando explosiones y estallidos de ira intensos y duraderos.  
  • Tienen respuestas impulsivas, poco reflexivas. 
  • Utilizan la violencia física y verbal para conseguir lo que quieren.
  • Tienen conductas de venganza.
  • No reconocen la responsabilidad de sus actos y tienden a culpar a otros por sus comportamientos. 
  • Molestan a los demás y se muestran hirientes.
  • Se irritan con facilidad. 
  • Tienen rabietas intensas. 

¿Cuáles son las causas del Trastorno Negativista Desafiante?

Las causas que propician el desarrollo de este trastorno son amplias y diversas. Algunas de los factores que influyen son los siguientes: 

  • Genéticos: disminución del funcionamiento de la corteza prefrontal y las estructuras cerebrales que están en relación con el control de impulsos y las emociones, altos niveles de testosterona, heredabilidad, etc. 
  • Personales: características de personalidad como baja empatía, tolerancia y comprensión, impulsividad, dificultad para la regulación emocional, temperamento difícil, etc. 
  • Ambientales: estilos de crianza permisivos y laxos, disciplina inconsistente, falta de supervisión, estilos de crianza autoritarios, historia de abusos o agresiones, violencia escolar o familiar, conflictos familiares y conyugales, etc. 
  • Sociales: problemas en las relaciones sociales, amistades con síntomas disruptivos, comunidad violenta, etc. 
  • Escolares: problemas de aprendizaje comórbidos como Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y bajo rendimiento académico. 

¿Cuál es la frecuencia y curso del Trastorno Negativista Desafiante?

El Trastorno Negativista Desafiante se produce con mayor frecuencia en niños que en niños y su prevalencia se estima entre el 3 y el 8% de los niños.

El curso del Trastorno Negativista Desafiante, tiende a evolucionar de manera negativa agravándose en ausencia de tratamiento psicológico, generando problemas de mayor gravedad en la vida adulta. Sin embargo, la mayoría de niños y adolescentes diagnosticados tienen un buen pronóstico si se realiza una detección y tratamiento precoz. 

¿Qué debemos hacer si detectamos estos síntomas en nuestro hijo?

El primer paso es identificar que nuestro hijo tiene un problema y solicitar ayuda a un profesional especialista en Psicología Infantil y Juvenil. 

Algunas creencias sobre el comportamiento infantil, tienden a hacer creer a los padres que con el tiempo, la maduración del niño o el afecto, los problemas de comportamiento desaparecerán por sí solos. Sin embargo, exigen un tratamiento psicológico destinado a restaurar la conducta, mejorar la convivencia y prevenir problemas futuros. 

El tratamiento del Trastorno Negativista Desafiante requiere un entrenamiento de los padres en el manejo comportamental del niño o adolescente, basado en técnicas específicas para eliminar los comportamientos negativos, aumentar las conductas positivas de cooperación y respeto, así como para saber manejar las situaciones conflictivas  y ayudar al niño o adolescente en la regulación emocional. 

Por otra parte, paralelamente, se debe trabajar con el niño o adolescente para aumentar la toma de conciencia de sus actos y a asumir la responsabilidad de los mismos, así como aumentar la adhesión a las normas y límites, controlar y regular sus propias emociones, aprender a resolver los conflictos desde la reflexividad y a promover valores de convivencia como el respeto, la colaboración, la comprensión y la empatía. 

Así también, cuando el problema se ha extendido al contexto escolar, será necesario realizar una adecuada psicoeducación en el colegio, destinada a informar y entrenar a los profesores en el manejo de las dificultades que presenta el niño en el aula. 

Deja un comentario