¿Juegas conmigo mamá? 10 pautas para pasar tiempo de calidad con tus hijos.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Recoger la casa, sacar tiempo para jugar, ir al parque, a los cumples, ayudarles con los deberes, llevarles a las extraescolares y conciliar todo ello con la vida laboral se vuelve en ocasiones una misión imposible. Hoy en día ser padres no es sencillo. La vida moderna en la que nos movemos nos mantiene ocupados gran parte del tiempo, trabajando, conectados al móvil y realizando tareas de aquí a allá, casi siempre a un ritmo frenético que no nos deja mucho espacio para parar y disfrutar verdaderamente del tiempo en familia.

Sin embargo, aquello que ha quedado en segundo plano y a lo que no nos ha dado tiempo a llegar, es lo más importante para los niños. Ellos necesitan tiempo en familia y que este tiempo sea tiempo de calidad. Esta la mejor inversión que podemos hacer si deseamos que nuestros hijos sean plenamente felices y que se desarrollen adecuadamente a nivel emocional, personal y social.

Pasar tiempo de calidad es pasar tiempo verdaderamente valioso y significativo con ellos. Es prestar atención a nuestros hijos, estar presentes y dedicarles momentos para jugar, para hablar, para conocernos, para generar confianza y crear vínculos fuertes que les acompañen siempre.

La infancia está llena de bellos momentos, de descubrimientos, de crecimiento y aprendizaje. Los momentos significativos, de total presencia con nuestros hijos, les ayudarán a que desarrollen una autoestima saludable, una mayor sensación de bienestar  familiar y personal y les harán adultos seguros y confiados.

Pero, ¿Cómo conseguir este tiempo de calidad con ellos?

Aquí tienes 10 consejos para sacarle partido al tiempo que pasamos junto a nuestros hijos, ya sea en casa o fuera de ella.

  • Aprovecha las mañanas para desayunar con ellos y empezar el día compartiendo un momento agradable que les de la energía necesaria para comenzar el día con una actitud positiva.
  • Cada día márcate un horario para sentarte a jugar con tus hijos. Póntelo en agenda y crea una rutina. Al igual que tenemos un tiempo estipulado para hacer la comida cada día, jugar con nuestros hijos debe de tener también su hueco en la agenda y, ese hueco, debe ser igual de importante que cualquier otra actividad.
  • Apaga el móvil y la televisión cuando estéis juntos en casa, apartando así cualquier distracción que os aleje y os impida conectar. Si por motivos de trabajo, debes mantenerte conectado, márcate unos mínimos de tiempo en los que puedas estar sin contestar llamadas, emails, etc.
  • Conecta con ellos y escúchales con tus cinco sentidos. Utiliza los momentos que estéis juntos para conocer bien a tus hijos: qué les gusta, qué les inquieta, cómo están… todo ello en un ambiente totalmente distendido y con atención plena a lo que estás haciendo.
  • Disfruta de los momentos de juego tanto como ellos. Vuelve a tu infancia y comparte su alegría y emoción. Ríe, salta, canta, baila… desde la sinceridad, sin pensar en otra cosa, sin mirar el móvil, sin mirar el reloj, sólo viviendo el momento.
  • Aprende a realizar las actividades cotidianas como hacer la compra o el camino del colegio a casa con presencia plena, es decir, olvidándote de las preocupaciones o las tareas que tienes pendientes, y centrándote en lo realmente importante de ese momento: tus hijos.
  • Usa las rutinas de la noche para favorecer momentos únicos y especiales, de imaginación, magia y amor. Arrópales por la noche y cuéntales un cuento o una fantástica historia que te hayas inventado solo para ellos.
  • Interésate por sus gustos y aficiones e involúcrate en ellas. Ve a sus entrenamientos, a sus ensayos, lee los cómics que le gustan junto a él o siéntate a escuchar cómo interpreta una pieza musical.
  • Realizad actividades al aire libre y de ocio juntos: salid a andar en bici, a montar en patines o a jugar con la pelota.
  • Cuando paséis tiempo separados debido a trabajo u otras obligaciones, busca la manera de estar presente aún sin estarlo. Puedes dejarle una nota para desearle un buen día, escribirle una carta, mensajearle cada mañana, etc. Utiliza toda tu imaginación.

Con todas estas recomendaciones conseguirás estar más unido a tus hijos y disfrutar de la gran aventura de ser padres.

«La crianza puede ser hermosa, siempre y cuando no nos la perdamos.»

Andreína Pereda

Deja un comentario